29.8.11

Historias Viejas y Locas

-Pá, ¿quién es Nicolás Tesla?- disparó sin aviso mi hija desde su lectura de la revista del diario del domingo. Lo más extraño e inesperado de la pregunta era que nacía de una nota a Pity Álvarez, cantante, poeta y "prócer" de nuestro barrio, Villa Lugano (dejando de lado todas las polémicas). El tema es que en la entrevista Pity se confesaba como"...un hombre de ciencia. Que ama a Nicolás Tesla y detesta a Edison." Y eso generó la pregunta.

Es cierto, a Tesla yo también lo banco. A lo mejor por esa costumbre de no ponerme nunca del lado de los ganadores. Nikola Tesla fue un genio. Pero con todo lo bueno y lo malo que la palabra implica, es decir, incluyendo esta ambigua zona fronteriza entre la genialidad y la locura. Nacido en 1856, de origen serbio con nacionalidad austriaca, y luego ciudadano estadounidense, Tesla fue un pionero de la investigación y la aplicación del energía eléctrica. Muchos de sus descubrimientos revolucionaron tecnológicamente al mundo y muchos otros podrían haberlo hecho de haber tenido, entre otras cosas, un "marketing" apropiado.

A ver, sin repetir y sin soplar, "Inventos y descubrimientos realizados por Nikola Tesla":
Transferencia inalámbrica de energía eléctrica mediante ondas electromagnéticas - Corriente alterna - Radio - Bombilla sin filamento - Dispositivos de electroterapia - Sistemas de propulsión por medios electromagnéticos - Bobina de Tesla: entregaba en la salida una energía de alto voltaje y alta frecuencia - Principios teóricos del radar - Lámpara fluorescente - Submarino eléctrico - Oscilador vibracional mecánico - Teslascopio - Control remoto - Impulso Gravitacional Atómico - Materia oscura - Aviones STOL - Envío de electricidad con un solo cable - Estudios sobre Rayos X  - Uff... y hay más...

Pero si bien la mente Tesla era brillante, formalmente su método científico dejaba bastante que desear. Muchas veces realizaba sus inventos sin ningún tipo de registro que documente tanto sus resultados como sus procedimientos. Para colmo su genialidad le permitía crear cosas impensadas, inimaginables para el resto de los mortales, difíciles de creer. Es así que la popular caricatura del científico loco encerrado en su laboratorio, rodeado de estrafalarios aparatos y electrodos chisporroteantes, se la debemos a Don Nikola Tesla.


Thomas Alva Edison también fue un gran inventor, cuya historia oficial es bien conocida por todos, sobre todo la de la lámpara incandescente (que no inventó; sólo la perfeccionó). Pero por sobre todas las cosas -a diferencia de Tesla- fue un gran empresario con un gran aparato publicitario a su alrededor. El "Mago de Menlo Park" hizo de la invención una industria, una de sus tantas empresas, con empleados que aportaban su creatividad y desarrollaban ideas que luego eran patentadas por Edison (registró más de 1000 patentes de invención, que no es lo mismo que haberlas creado).

Luego de investigar e inventar durante un buen tiempo por toda Europa, Tesla viajó en 1884 a EEUU portando una recomendación para trabajar en una de las empresas de Edison. Desde el principio se destacó resolviendo y mejorando los más complejos problemas y fue ganando prestigio. Es en esa época en donde Tesla afirma que Edison le propone pagarle u$s 50.000 (a valor de hoy mucha más plata). Finalmente, parece que el "mago" hizo desaparecer la propuesta, no le pagó, y la guerra personal comenzó.
Desde el año 1880 George Westinghouse y Thomas Edison estaban enfrentados en lo que se denominó la "Guerra de las corrientes", una competencia por el control del incipiente mercado eléctrico. Edison promovía el uso de la corriente continua de para la distribución de energía eléctrica y a su vez estaba en contra de la corriente alterna defendida por Westinghouse. Tesla se sumó luego a esta batalla y, por supuesto, defendiendo la corriente alterna. Las discusiones se centraban en la supuesta peligrosidad de una por sobre otra con espectaculares exhibiciones y hasta electrocuciones de por medio. Como detalle de color (amarillo) se dice que Westinghouse y Tesla se burlaban de la -supuesta- menor capacidad intelectual de Edison diciendo cosas como "...no quiere usar la corriente alterna (técnicamente más compleja) porque no entiende cómo funciona...".

El final de estas historias es en algunos casos, conocido. Edison perdió la batalla por el servicio eléctrico pero supo adaptarse y continuó siendo un empresario exitoso. Y su prestigio fue sostenido y aumentado por una fuertemente promocionada "historia oficial". En el caso de Westinghouse -como nos consta cada vez que vamos a una casa de electrodomésticos- su historia empresaria también ha tenido un exitoso camino. En cambio de Nikola Tesla, en cambio, por su personalidad excéntrica poco a poco fue perdiendo prestigio y condenado al olvido. Vendió mal sus patentes (a Westinghouse) y tampoco se preocupó por manejar adecuadamente sus finanzas. Murió pobre a la edad de 86 años. Ante la exitista mirada americana del juego de la vida, un verdadero "looser".

Desconozco las verdaderas razones que llevan a Pity Álvarez a amar Tesla y detestar a Edison, pero sé que lo acompaño totalmente en sus sentimientos. Puedo suponer que compartimos la misma simpatía por los antihéroes, por esos tipos que pudiendo tenerlo todo, lo desprecian y se quedan -casi- sin nada.
Lo único cierto es que en el particular caso de Pity Álvarez, seguramente existe una cierta identificación personal, un reconocimiento a Tesla como a un igual. Un vecino más de su barrio, ese que está entre la genialidad y la locura. Un barrio difícil de habitar.

1 comentario:

Es realmente importante para este blog conocer tu opinión. No dejes de comentar! Y por favor, no te olvides de dejar tu nombre. ¡Gracias por participar!